Bienvenidos a JAENDONDERESIDO, blog cultural de la ciudad de Jaén, estamos celebrando nuestro "X ANIVERSARIO" (2010 - 2020) "VIVIENDO JAÉN". Gracias por su visita.
gadgets para blogger

sábado, 13 de junio de 2020

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento de las Carmelitas Descalzas el 17 de diciembre de 2009. JAENDONDERESIDO lo grabó con sus cámaras y fue una de las primeras noticias de religiosidad que añadimos a nuestros archivos.


El 17 de diciembre de 2009, se produjo un hecho que a mi personalmente, y porque tuve la oportunidad de realizarle un seguimiento muy especial con la cámara de vídeo, por encargo del Obispado de Jaén, me impresionó y llenó de vida.
Fué el traslado de los restos del Venerable Manuel Lozano Garrido "LOLO".
En estos vídeos que vais a poder disfrutar, está grabado todo el proceso de traslado. Así nos contaba el Blog del Arciprestazgo de Linares lo acaecido aquel día, y que ratifican las imágenes de JAENDONDERESIDO.

En esta fotografía, se puede apreciar un cámara, con una potente antorcha, grabando el féretro de "LOLO". Se trata de Modesto Martínez, este humilde servidor, que tuvo la suerte de vivir este y otros muchos acontecimientos del santo varón Linarense, gracias a la colaboración y seriedad de nuestro trabajo, con la Diócesis de Jaén.

Los restos de Lolo se trasladan al Convento de las Carmelitas Descalzas.


El pasado día 17 de diciembre en la Parroquia Santa María la Mayor y en presencia del Obispo de la Diócesis, D. Ramón del Hoyo López, tuvo lugar la exhumación y traslado de los restos de Manuel Lozano Garrido "Lolo", joven de Acción Católica, escritor y periodista, inválido en silla de ruedas más de 28 años y ciego al final de su vida.

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 1.

Una ceremonia solemne y emotiva para todas aquellas personas que se dieron cita en el Templo, entre los que se encontraban familiares de Manuel Lozano, miembros de la asociación "amigos de Lolo", así cómo Rogelio de Haro, benefactor del milagro realizado por la intercesión de Lolo.

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 2.

Allí se leyeron textos escritos por Lolo, tras lo cual se procedió al juramento de las personas que intervinieron en su traslado.
A continuación tuvo lugar la apertura del sepulcro donde se encontraba el féretro desde el 17 de octubre de 1996, se inspeccionó para comprobar que las lacras y sellos del ataúd estaban intactos.

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 3.

Tras este trámite, la comitiva se trasladó al Convento de las Carmelitas Descalzas, donde a puerta cerrada, y durante más de una hora, tres médicos trataron los restos; también contó con la presencia de un forense; y el Tribunal Canónico formado por un juez, un promotor de Justicia y un notario
Dichos restos quedaron depositados en una urna en la que quedarán definitivamente.


Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 4.

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 5.

Traslado de los restos de "LOLO" al Convento
de las Carmelitas Descalzas. Parte 6.

  

El proceso

1993: surge la Asociación canónica para iniciar el proceso de beatificación de Manuel Lozano Garrido "Lolo".
1997: se culmina la investigación diocesana para la causa de vida y virtudes heróicas.

2007: el Papa Benedicto XVI declaró la heroicidad de la vida y virtudes de Lolo, condediéndole el título de Venerable.

2009: tras el estudio de la curación atribuida a Lolo por el Colegio médico de la Congregación Vaticana para las causas de los Santos, el 29 de septiembre de 2009 se aprueba por unanimidad la falta de explicación de la referida curación.

El milagro

Fué hace 38 años cuando Rogelio de Haro, sobrino nieto de Manuel Martínez, enfermó de sarampión que degeneró en peritonitis. fué intervenido, pero a los pocos días la enfermedad degeneró en ileo paralítico, por lo que precisó una nueva intervención. La gavedad aumentó hasta producirse un cólico fecaliodeo. El niño había pasado de 14 Kg. de peso a solo 7 Kg. y no respondía a los fortisimos tratamientos antibióticos. Se produce un agravamiento esperándose la muerte inminente.

En esos momentos se le puso el crucifijo de Lolo bajo la almohada y empezó la curación, en cinco días se habia curado completamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario