Etiquetas

Bienvenidos a JAENDONDERESIDO, blog cultural de la ciudad de Jaén "VIVIENDO JAÉN" 2010/2017.
gadgets para blogger

domingo, 30 de diciembre de 2012

JAENDONDERESIDO está de celebración. En nuestro SEGUNDO ANIVERSARIO compartimos con vosotros momentos vividos. "Escenificación de la Leyenda del Lagarto de La Malena", (3 vídeos) y su leyenda.


En estos dos años de vivencias y comunicación con nuestros amigos y visitantes, hemos compartido un buen montón de imágenes (superamos los 500 vídeos en nuestro canal Youtube).
En esta ocasión, y con motivo de una hermosa y cuidada edición que sobre "La Leyenda del Lagarto de la Malena" realizó el Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Jaén, Patronato de Cultura, edición patrocinada por la Concejalía de Educación, y recopilación y tratamiento de textos a cargo de d. Juan Cuevas Mata y d. Antonio Izquierdo Cañada con magníficas ilustraciones de d. Tomás Fernández Cantos, que nos fue obsequiada hace apenas un mes, queremos rememorar la primera escenificación que se realizó por las calles de nuestra ciudad de la famosa "Leyenda del Lagarto de la Malena" y que grabamos en su día prácticamente en su integridad desde su inicio en el castizo barrio de la Magdalena, hasta su desenlace en la Plaza de Santa María.
Esta grabación corresponde a la primera representación realizada en la Feria y Fiestas de San Lucas del año 2007, y que para mi es la mejor de todas las realizadas hasta la fecha.
Hemos de aclarar que en este resumen, se ha introducido una música sustitutiva, el montaje principal, conserva el sonido original directo de la escenificación, con los comentarios del narrador y un extraordinario sonido a base de bandas sonoras realmente espectaculares.
Igualmente deciros que las citas que se adjuntan son símplemente unos pequeños resúmenes de datos de la publicación antes citada, recopilación extensa, muy bien documentada y editada.


El Bureau Internacional de Capitales Culturales (IBOCC), en el marco de sus actividades de divul­gación y promoción cultural, inició una campaña para elegir los 10 Tesoros del Patrimonio Cultural In­material de España, en el mes de marzo de 2009, con la voluntad de promover, divulgar, sensibilizar y salvaguardar el rico patrimonio cultural inmaterial español. Se denomina Patrimonio Cultural Inmaterial a las formas diversas y complejas de manifestaciones vivas, en constante evolución, expresadas a través de tradiciones orales, las artes del espectáculo, músicas, actos festivos, ritos, prácticas sociales o conoci­mientos y usos relacionados con la naturaleza.
El Ayuntamiento de Jaén presentó la de la Leyenda del Lagarto de la Malena, la más antigua y famosa de la capital jiennense, que ha perdurado viva en la ciudad a lo largo del tiempo, con aportaciones de las distintas culturas que han tenido presencia en ella (romanos, árabes, judíos y cristianos), transmi­tida de generación en generación, en constante recreación, por vía oral y, a partir del siglo XVII, mediante versiones literarias. 

   
Respresentación del dragón en el friso gótico de la fachada norte de la Catedral, hacia 1500 (izquierda); Escudo del Obispo D. Pascual (1250-1275), recogido en la obra de Martín Ximena Jurado: Catálogo de Obispos de la Iglesia Catedral de Jaén y anales eclesiásticos de este Obispado 1564.

Efectivamente, la Leyenda del Lagarto de la Malena (o Lagarto de la Magdalena, o simplemente La­garto de Jaén) es uno de los símbolos más importantes de la ciudad. Está presente en su espacio urbano mediante una escultura que representa el lagarto cerca de la fuente donde se supone que habitaba, en sus cabalgatas de feria, en sus conciertos (el famoso festival Lagarto Rock ha celebrado en el 2011 su XXIV edi­ción), en sus canciones y dichos populares, en la tradición iconográfica de la diócesis, que viene utilizando el dragón o serpiente como símbolo heráldico desde el siglo XIII, prestando su nombre a revistas y tertu­lias literarias (El Lagarto Bachiller), a la cerveza más antigua fabricada en la ciudad o a una de las peñas de seguidores del Real Jaén; y hay quien dice que hasta en la forma que tenía la ciudad en el siglo XVII, en la que la cabeza correspondería a la plaza de Santa María, lugar donde históricamente se han concentrado las sedes de los poderes civil y eclesiástico (Ayuntamiento, Catedral, Obispado). 

   
Misan Giennensis, 1538 del Archivo Catedralicio y escudo de la Diócesis de Jaén, recogido en la misma obra de Ximena Jurado del año 1564. (izquierda); Dibujos en color representando escudos similares a los indicados (derecha).

Dragones en relieve sostienen el escudo en el frontón del Palacio Provincial.

La Leyenda es también conocida en toda España principalmente gracias a la expresión "Así revientes como el lagarto de Jaén", utilizada para maldecir, aunque aquí es más común decir "Mira si reventaras como el lagarto de la Malena".


Finalmente se presentaron cuarenta y cinco candidaturas y, gracias al entusiasmo de muchos jien­nenses, que se volcaron en la votación, el día 2 de julio, la Leyenda del Lagarto de la Malena fue declarada uno de los 10 Tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España. 
Para conmemorar este feliz acontecimiento, motivo de alegría para todos los ciudadanos de Jaén, el Ayuntamiento de Jaén ha declarado el día 2 de julio "Día del Lagarto de la Malena". 
Pero ¿qué texto es el apropiado para transmitir la leyenda?, si en la literatura oral no existe texto como tal, sino tantas versiones como narradores de la misma. 
Existen una serie de obras en las que la leyenda ha sido recogida por escrito, la más antigua de 1628, que presentan el inconveniente de ser versiones autoriales, es decir, textos donde un autor concreto construye su propia versión a partir del modo en que le ha llegado y de su propia creatividad, perdiéndose en el proceso gran parte de la riqueza folklórica y antropológica que la leyenda posee transmitida mediante tradición oral. 
Ante esta paradoja, hemos optado por recopilar los textos más significativos que la narran, estudian o hacen ambas cosas, para que el lector disponga de aquellos datos que le permitan extraer sus propias conclusiones y reconstruir la leyenda por sí mismo una vez asimilados. 


El problema con que se enfrenta el estudioso no es nuevo. Comenzó a plantearse a los antropólogos del siglo XIX y continuó planteándose a los del siglo XX. La solución aceptada hoy es recurrir a la encuesta, no para establecer un texto donde no lo hay, con lo que volveríamos a incurrir en la vieja falacia autorial, sino para inventariar los rasgos que la leyenda presenta. 
Este fue el método utilizado por el escritor giennense Juan Eslava Galán al realizar su estudio sobre la leyenda del lagarto de la Malena en las últimas décadas del siglo XX, con el que consiguió construirla y no reconstruirla a partir de los datos obtenidos de 200 informantes que habitaban en el Barrio de La Magdalena, lugar donde se localizan los acontecimientos que narra la leyenda, procedentes de los estratos más populares y por tanto menos contaminados culturalmente por elementos foráneos. Mediante este método, obtuvo, los siguientes resultados:


Datos que coinciden en más de un 80% de las versiones 

En el venero de La Magdalena 
Vivía un lagarto de grandes proporciones 
Que se comía a las personas 
Un condenado a muerte se ofreció a matarlo a cambio de su vida 
El matador pidió un caballo 
El matador atrajo al lagarto con un cebo 
Le arrojó una sustancia explosiva que el lagarto tragó 
El lagarto reventó 
Esto ocurrió en un tiempo indeterminado antiguo 

Datos que coinciden en más de un 50% de las versiones 

El lagarto reventó frente a la iglesia de San Ildefonso 
Estos hechos son verídicos 
Me lo contó mi padre o mi madre 
El lagarto salía por la noche 
El lagarto fue muerto por la noche 
La piel del lagarto está en San Ildefonso 

En la encuesta que se hizo en las escuelas, se pidió a los niños que escribiesen la historia del lagarto si la sabían y, en caso contrario, que contasen un cuento cualquiera. El resultado fue sorprendente, un 22% de los niños no habían oído referir nunca la historia del lagarto, cuando se esperaba que con esa edad, en que el interés por la ficción está tan desarrollado, los encuestados deberían conocer la historia incluso mejor que sus mayores. El 78% restante, conocía los rasgos esenciales de la leyenda (un hombre mata a un monstruo), aunque la historia se había simplificado y desvirtuado bastante, con pérdida de rasgos fundamentales. 
Los datos de la encuesta revelaban que la nueva generación no se interesa por la leyenda, les parece un cuento aburrido e infinitamente menos interesante que aquellos que a diario ven por televisión, con­firmando que la invasión del mundo de la imagen que estamos viviendo está a punto de arrinconar en los desvanes del olvido todo un tesoro de tradiciones orales que acabaremos perdiendo irremisiblemente si no nos apresuramos a recopilarlo, estudiarlo y divulgarlo ahora.


Versiones literarias de la leyenda. 

La primera mención directa de la leyenda del lagarto de la Malena que ha llegado hasta nosotros data de 1628 y aparece en la obra Historia de la Antigua y Continuada Nobleza de la Ciudad de Jaén, escrita por Pedro Ordoñez de Ceballos pero publicada por Bartolomé Jiménez Patón. Esta versión que pudié­ramos llamar príncipe de la leyenda es como sigue: Un pastor dio en pensar una industria con que acabase con ella (la sierpe) y al fin la halló y fue que desoyó un cordero cerrado, dexándole los estremos y llenóle de yesca, ensangrentando la piel, porque pareciese cordero muerto y pegando fuego a la yesca dio un silva y se apartó. Salió la sierpe, engullose el cordero fingido, la yesca le abrasó las entrañas y le hizo reventar, con lo cual cesó el peligro y se celebró la memoria del industrioso pastor, pues hoy dura pintada en la fábrica de la fuente. 
Hablando de la mencionada pintura añade dichas pinturas, además del lagarto re­presentan a todos los reyes de España desde San Fernando hasta la fecha. 

Siglo y medio más tarde el Deán Mazas escribe en el prólogo de su obra: tampoco se debe dar mayor autoridad con la pluma a los muchos cuentos y vulgaridades que reinan en todas partes. Por ejemplo, no se debe hacer aprecio de la Historieta que refieren Ordóñez y Patón de la Gran Serpiente en la fuente de la Magdalena quando el sitio era un bosque y dicen que la mató un Pastor con un Cordero fingido, o con un pellejo de Cordero ensangrentado y lleno de yesca encendida. Lo mismo digo del otro cuento de la piel de Caimán que se halla colgada en la pared detrás del Coro de la Parroquia de San Ilde­fonso, y se traería de Indias por alguno de los hijos de esta ciudad que estuvieron en aquellas Provincias. 

En 1905 un curioso librito, obra de Alfredo Espantaleón Molina, vuelve a mencionar de pasa­da el tema de la leyenda cuando dice: la fantasía ar­diente del pueblo la ha hecho objeto de sus invenciones novelescas encerrando allá en su profunda y tenebrosa gruta, en forma de monstruo todas las quimeras y fan­tásticas invenciones que fueron el pavor, la pesadilla, el terror del Jaén medieval. 


La primera persona que aborda y analiza la le­yenda desde una óptica verdaderamente científica es Alfredo Cazabán en un artículo publicado en la Revis­ta D. Lope de Sosa, el año 1913. Se refiere Cazabán a la persistente leyenda del lagarto, sierpe o dragón que engañado por un hombre dio un trueno. Existen para el ilustre historiador tres versiones: 
1ª. Un guerrero vestido con un traje de espejos y armado con una espada mató al lagarto. 2a. Un preso o cautivo acabó con el monstruo. 3a. El matador fue un pastor al que el lagarto comía los corderos. El le arrojó la piel de uno de ellos llena de materia encendida y la sierpe se abrasó y murió. Para Cazabán esta última es la más verosímil. 

Idéntica equivalencia encontramos cuatro años después en otro autor que escribe: esta sierpe, dragón o lagarto como el vulgo tradicionalmente la llama tiene extraordinaria importancia. En el mismo Jaén y en templos de la diócesis se ha representado de muy diversas y extrañas formas. Su variada representación icono­gráfica brinda campo para un estudio que según mis noticias tiene en preparación, documentado con numerosas reproducciones de tan diferentes aspectos del lagarto el Cronista de la provincia, señor Cazabán. 

A partir del primer cuarto de siglo del siglo XX, la bibliografía de la leyenda es muy abundan­te. Difícil sería precisar si esta abundancia es causa o efecto de una eclosión de temas e inspiraciones jiennenses que tienen por lema a su lagarto. Por estas fechas se establece la primera fábrica de cer­veza en Jaén y su marca sería "El Lagarto". En las cabalgatas de feria comienza a aparecer la figura de un lagarto de cartón de gran tamaño que posible­mente represente el eco lejano de una tradición fes­tiva anteriormente perdida. 

En 1954 A. Castillo de Lucas se refiere a la leyenda de pasada en un estudio sobre el folklore y la pone como ejemplo de las cualidades que han de concurrir en el hecho folklórico: popularidad, anonimato, tradición y universalidad. Ejemplo patente de estos cuatro caracteres -escribe el autor- es la leyenda del lagarto de Jaén. Es tan popular que desbordando los limites locales hemos oído decir esta frase comparativa: Reventó como el lagarto de Jaén. 

A la leyenda del lagarto dedica Mozas Mesa uno de los capítulos de su Jaén legendario y tradicional. Tres versiones ofrece de la leyenda: 
Un guerrero vestido de espejos acabó con el lagarto tras deslumbrarlo. 
Un cautivo lo mató por medio de una "sorpresa" a cambio de su libertad. 
Un pastor concibió el poner al alcance de la fiera una piel de cordero. llena de materiales incandescentes. El lagarto agradó el presente y al engullirlo se abrasó las entrañas y reventó, dando un estallido formidable. Para Mozas Mesa esta última es la versión preferida por el pueblo. 

En este recorrido bibliográfico sobre las andaduras del lagarto sería imperdonable no mencionar las pintorescas y curiosísimas teorías que el doctor Damas publicó en su libro Disquisiciones históricas. Para el doctor Damas existen dos versiones de la leyenda, la “versión culta” es la del caballero de los espejos que da muerte al monstruo tras deslumbrarlo. Para el doctor Damas esta leyenda nos habla en favor de la opinión de que el basilisco se petrificase a sí mismo por la mirada propia, de acuerdo con el concepto medieval de dicha forma de atacar a los monstruos de tal naturaleza.12 

El Sr. Chamorro Lozano en su Guía de Jaén menciona la leyenda y sintetiza su contenido con estas pala­bras: la tradición cuenta que de allí salió una vez un fabuloso dragón que tenía amedrentado al vecindario y que dicen fue muerto por un preso que con su rasgo de valentía compró la libertad. 

Otra versión publicada en la prensa local en 1968 remonta la leyenda a la alta Edad Media y cuenta cómo el monstruo fue muerto por un condenado a la pena capital que le arrojó un barril de pólvora envuelto en la piel de un cordero. 



Hasta ahora hemos mencionado la existencia de distintas versiones autoriales justificando que prefería­mos no utilizadas en nuestro estudio debido a la evidente manipulación que la leyenda sufre en ellas. Sería no obstante conveniente un comentario de una de tales versiones, la más extensa y pormenorizada quizá de todas las publicadas hasta ahora que haya llegado a nuestro conocimiento. En esta versión el protagonista tiene incluso un nombre: Juan López de Andrade, jiennense emigrado a América que, hacia 1570, regresa a su patria chica y trae con él una cría de caimán que tendría el tamaño de un lagarto adulto de los que por aquí se crían. El rico indiano adquirió una casa muy cerca de la plaza de la Magdalena. El caimán, cuya existencia era un secreto para los confiados vecinos, aumentó tanto de tamaño que el asustado indiano hubo de alojarlo en el corral de la casa donde hizo construir una gran jaula y luego, finalmente, hubo de abandonado en la gruta del manantial que aún existe frente a la iglesia de la Magdalena. Allí el reptil alcanzó su edad, tamaño y apetito de adulto y así empezó la tragedia. Un día aparecieron descuartizadas dos cabras ... el vecindario estaba aterrorizado. Finalmente des­cubrieron que la causa era un enorme lagarto de dimensiones nunca vistas quien sembraba el terror ... las gentes se encerraban en sus casas ... el propio alcalde llevaba encerrado cinco días en el ayuntamiento. Finalmente, la recta conciencia de Juan le impulsa a dar el paso decisivo para acabar con la fiera: se presenta ante el alcalde y solicita de él los materiales necesarios para cumplir su heroica empresa: se proce­dió a dar muerte a un cordero y despojado de la piel, ésta se rellenó de pólvora ... se dotó a Juan de un barril de la explosiva sustancia. Equipado con todo ello el indiano se detuvo ante la cueva del lagarto y depositó en el suelo el cordero fingido y luego se alejó dejando un reguero de pólvora -nos recuerda una manida escena de película de piratas- que conectará la trampa con un lugar escogido y seguro. Cuando el lagarto clavó sus fauces en el cordero, Juan encendió la pólvora y el animal estalló. Lógicamente la tremenda explosión produjo al instante la muerte de la fiera. 
El pueblo aclamó al héroe. Se le ofrecieron recompensas pero él sólo aceptó que le fuera entregado el lagarto disecado y relleno de paja. Con el tiempo hubo sospechas y sintiéndose poco seguro nuestro héroe cambió su residencia a Córdoba y de allí a Sevilla donde murió. Sus herederos decidieron desprenderse del trofeo del lagarto que aún andaba por casa y para ello lo cedieron a los sevillanos. La reliquia fue trasladada y colgada en uno de los pasillos del patio de los Naranjos de la Catedral hispalense donde aún pueden contemplar­la quienes la visiten. Así es más o menos cómo me lo contó mi tatarabuela que a su vez decía que se lo contó la suya por haber sido testigo de lo ocurrido la tatarabuela de la otra tatarabuela. ¿Es verdad o no? ¡Cualquiera lo sabe! 

CRÓNICA DEL CONDESTABLE 

…y pasado este día y lo más de la noche, depués de la Cena, en la sala de arriba, do la señora condesa estava en su cámara, estando el señor condestable y los señores obispos y arcediano, su hermano, con todas las otras gentes, que apenas podían caber, una infantería de pajes pequeños vinieron vestidos de jubones de fino brocado, y sobre ellos unas jaquetas cortas muy bien trepadas de paño verde, forradas en fino amarillo, las mangas largas trepadas, con sus capirotes. Los quales tomaron por invención que era una gente de inota e luenga tierra, la qual venía destroçada e vencida de gente enemiga; e que no sola­mente les avía des traído sus personas e bienes, mas los tenplos de la fe suya, los quales bienes dezían que entendían fallar en estos señores condestable y condesa. E que viniendo cerca de aquella cibdad, en el paso de una desabitada selva, una muy fiera y fea serpienta los avía tragado, e que pidían subsidio para dende salir. A la puerta de una cámara que estava al otro cabo de la sala, enfrente do estava la señora condesa, asomó la cabeza de la dicha serpienta, muy grande, fecha de madera pintada, e por su arteficio lanzó por la boca uno a uno los dichos niños, echando grandes llamas de fuego. Y, así mismo, los pajes, como traían las faldas e mangas e capirotes llenas de agua ardiente, salieron ardiendo que parecía que verdaderamente se quemavan en llamas. Fue cosa, por cierto, que muncho bien paresció.

MARTÍN XIMENA JURADO

«A la cual Imagen, y Armas, por haberse mudado la Silla Obispal a Jaén, añadieron una Sierpe ó Dragón, puesto a sus pies, que representa, como es notorio, a la misma Ciudad de Jaén que la forma de su planta es un Dragón con sus alas, y garras enroscado, y tendido en una peña, con que comprehendieron en un escudo la memoria de ambas Iglesias Catedrales».

BARTOLOME XIMÉNEZ PATÓN

« ... Su hechura [la de la ciudad de Jaén] y traza es assimilada a vna Serpiente o Dragón con cabeza, alas, vientre, y cola.» « Sale de una peña rayz de la que baxa del Castillo por una boca que tiene de alto el estado de un hombre. La fábrica es de calicanto costoso muy enlucida y pintados en ella todos los Reyes Christianos que á avido después que fué ganada esta Ciudad ... Entre las pinturas que en la fábrica de su nacimiento ay se ve un pastor que está puniendo un corderillo á una sierpe. Y porque la pintura suele tener fuerza de historia diré lo que desta se quenta, y es que en tiempo que esta parte del lugar era montuosa se recogia á esta fuente una mostruosa sierpe que no solo á los ganados mas á la gente ofendía. Un pastor dió en pen­sar una industria con que acabase con ella y al fin la halló y fué que desoyó un cordero cerrado dexandole los extremos y llenole de yesca ensangrentando la piel porque pareciese cordero muerto y pegado fuego á la yesca dio un silva y se apartó. Salió la sierpe, engullóse el cordero fingido, la yesca le abrasó las entrañas y le hizo reventar con lo cual cesó el peligro y se celebró la memoria del industrioso pastor pues hoy dura pintada en la fábrica de la fuente.» 

JOSE MARTÍNEZ DE MAZAS

«Al pie de esta roca, coronada del Alcázar o castillo, se extiende la población desde el Mediodía al Norte haciendo alguna vuelta, de forma de garganta para abrazar dicha peña. Su figura es irregular y se representa en la de un dragón cuya cabeza es el barrio de Santa Ana, mirando al Sur, donde está la puerta de Granada y la cola se extiende hasta la puerta de Martos. Lo demás del cuerpo y del vientre es lo más ancho y poblado de la parroquia de San Ildefonso.» 

Existen más variantes de la leyenda, que os recomendamos procedáis a leer en la edición arriba referenciada, así como otras versiones de testimonios escritos de Manuel Pestaña Sánchez (El Lagarto), José García García (El Lagarto de la Malena) así como innumerables poesías en dicha publicación contenidas, y cuya investigación sigue viva, pues nos consta, según nos comunicaba Antonio Izquierdo Cañada del Departamento de Publicaciones del Ayuntamiento de Jaén, se han encontrado nuevos testimonios y documentación que añadir a este extenso trabajo.

LA LEYENDA DEL LAGARTO DE LA MALENA Y EL PA­TRIMONIO CULTURAL INMATERIAL. 

La leyenda del lagarto de la Malena tiene su origen en la noche de los tiempos y parece compar­tir idénticos precedentes de fecundación cultural y transplante de mitos y rituales, relacionados con los mitos de la lucha, repetidos en toda Europa. Vehículos de este mito de lucha pudieron ser los colonos, comerciantes y prospectores sirio-fenicios y otros de la misma área asiática del Mediterráneo (Anatolia, Asia Menor, etc.), o las comunidades judías que emigraron a España en época todavía romana y de cuya presencia en Jaén se tiene constancia documental desde los primeros años del siglo VII. 
Esta leyenda ha perdurado viva en la ciudad de Jaén a lo largo del tiempo, con aportaciones de las distintas culturas que han pasado por ella (romanos, visigodos, árabes, judíos y cristianos), transmitida de generación en generación, en constante recreación, por vía oral y, a partir del siglo XVII, mediante ver­siones literarias. 
Pero, esta tradición, seguramente la más antigua de Jaén, está amenazada debido a los efectos de la globalización y de las políticas homogeneizantes, que conducen a la falta de interés por los valores que representa entre las nuevas generaciones. El mito de la lucha transmitido por la leyenda del lagarto de la Malena es representativo de la creati­vidad humana, observable en el folklore de todos los pueblos mediterráneos, y para la ciudad de Jaén, en la que todavía se encuentra viva y fuertemente enraizada, una de sus señas de identidad más singulares.

Vídeos grabación que corresponden a la primera representación de "La Leyenda del Lagarto de la Magdalena" realizada en la Feria y Fiestas de San Lucas del año 2007. En estos vídeos se ha sustituido el sonido original por una banda sonora. El sonido de la grabación originaria con espectaculares bandas sonoras y la voz del narrador comentando la leyenda, está grabado en el original que posee JAENDONDERESIDO, y cuyo original podréis conseguir contactando con nuestro correo electrónico jaendonderesido@hotmail.es

Teatralización por las calles de Jaén de la famosa leyenda del "Lagarto de la Malena" (Parte 1).


Teatralización por las calles de Jaén de la famosa leyenda del "Lagarto de la Malena" (Parte 2).



Teatralización por las calles de Jaén de la famosa leyenda del "Lagarto de la Malena" (Parte 3).

Datos, fotografías y textos: Gentileza del Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Jaén. Patronato de Cultura, edición patrocinada por la Concejalía de Educación a quien se ha solicitado la oportuna autorización para la publicación de este resumen.
Recopilación y tratamiento de textos a cargo de d. Juan Cuevas Mata y d. Antonio Izquierdo Cañada con magníficas ilustraciones de d. Tomás Fernández Cantos
Agradecimiento por sus atenciones a Antonio Izquierdo Cañada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario