Etiquetas

Bienvenidos a JAENDONDERESIDO, blog cultural de la ciudad de Jaén "VIVIENDO JAÉN" 2010/2017.
gadgets para blogger

domingo, 31 de marzo de 2013

El Santo Rostro de Jaén. Archivo Histórico Provincial de Jaén (el documento del mes) del 26 de marzo de 2013 al 26 de abril de 2013. Y además, un encuentro esperado: Víctor Ezquerro y Modesto Martínez, se conocieron "por fin" personalmente después de dos años de amistad "informática".

En la inauguración de este importante documento, el pasado 26 de Marzo de 2013, estuvo presente el Delegado Territorial de Educación, Cultura y Deporte, José Ángel Cifuentes.


 En el Archivo Histórico Provincial de Jaén, procedente del fondo del Conde de Humanes, que adquirió hace algunos anos la Conserjería de Cultura, se conserva un pergamino que contiene una de las imágenes mas antiguas conocidas del Santo Rostro (Santa Faz, o Verónica, como también se han denominado a lo largo de la Historia) conservado en la Catedral de Jaén, y que tanto influyo en la construcción de este edificio, al recibir la peregrinación de numerosas gentes desde la Edad Media.

El director del Archivo Histórico Provincial de Jaén, Juan del Arco, nos aporta datos de gran interés sobre la restauración de tan importante documento, en presencia de Víctor Ezquerro, su esposa Concha María y su hermano Nicolás.

EI Santo Rostro ha sido un tema bastante estudiando en nuestra provincia; baste recordar la obra de Federico de Palma y Camacho Noticias del Santo Rostro de Nuestro Señor Jesucristo que se venera en la Santa Iglesia Catedral de Jaén, del ano 1887; o la de Manuel López Pérez, EI Santo Rostro de Jaén y, como objeto de veneración, fue reproducido durante siglos en grabados y por los primeros fotógrafos de la provincia a partir del siglo XIX. Entre los numerosos ejemplos, podemos destacar el de un ibreño que alcanzó el cargo de teniente de capitán general en Guatemala, Pedro Pablo Sánchez López de los Arcos. En 1715, había remitido 1000 pesos escudos "para ayuda a la fabrica material de esa Santa Catedral y para honra y gloria del Santo Rostro, original de nuestro salvador Jesucristo" y en su carta añadía que hubiera sido su voluntad enviar mil doblones, pero la cortedad de los tiempos se lo impedía. En febrero de 1719 manifestaba "estando en cama sumamente quebrantado" de sus dolencias, la alegría por haber recibido desde Jaén, enviado por el Cabildo, un cajoncito con estampas del Santo Rostro. Estas eran: "una Santa Verónica pintada en un cristal del mismo tarnaño del soberano y sacrosanto Rostro, original de nuestro divino Jesús y redentor amantísimo, otra del mesmo tarnaño en lienzo puesta en bastidor, una dosena de las mayores, que se usan traer en el pecho por allá, dos dosenas más pequeñas con la forma de agnus y otras dos menores en forma de corasonsitos engarzadas y dos sin engarsar". 
La presencia del Santo Rostro en Jaén esta rodeada de leyenda, vinculándose al primer varón apostólico que predicó en estas tierras, San Eufrasio, y a un azaroso viaje desde Roma. Sin embargo, los historiadores mas rigurosos atribuyen su introducción en la Diócesis al obispo Nicolás de Biedma a partir de 1368. 
EI historiador del siglo XVII, Martin Jimena Jurado, riguroso en algunos aspectos, pero que se deja llevar en otros por las falsas crónicas, publicó una interpretación híbrida. Así lo manifiesta: "[ ... ] della se ocasionó el restituir este Obispo [se refiere a Nicolás de Biedma] la Santa Verónica a su Iglesia de Jaén, de a donde la había sacado el Santo Rey don Fernando para llevarla en sus conquistas [ ... ] 
Esta insigne reliquia se había conservado en esta ciudad de Jaén desde que en el tiempo de los apóstoles la trajo San Eufrasio, patrón deste Obispado, discípulo del apóstol Santiago, hasta que este santo rey la saco de aquí" (1991: 353). 
Así pues, es probable que desde la segunda mitad del siglo XIV la imagen del Santo Rostro, venerada como reliquia por los giennenses, fuese cobrando tal importancia que cuando se escribe la crónica del Condestable Miguel Lucas, en la segunda mitad del siglo XV, el cronista manifiesta que los días que se mostraba la Santa Veronica la presencia de la gente en la Catedral se multiplicaba.


En ese contexto de fervor, cuando un grupo de caballeros giennenses, miembros de la familia Berrio, se dirige al papa, cuyo nombre no se indica en el documento, pero que se trata de Julio II (1503-1513), el papa que mandó reedificar la basílica de San Pedro del Vaticano y que fue mecenas de Miguel Ángel y Rafael, mandaron iluminar en el documento, escrito en pergamino, el escudo del papa, en el que se ve un árbol frondoso con raíces al pie coronado con la tiara pontifica con las llaves y en el centro situaron la imagen del Santo Rostro. Es un documento en pergamino, de 33 x 46 cm. en el que suplican, y así se llama el documento, súplica, una serie de concesiones eclesiásticas tales como el poder disponer de un altar portátil para celebrar misas, licencias para comer carne durante la Cuaresma, conmutación de votos y juramentos, concesión de un sacerdote idóneo para que los absolviera, etc.


En el año 1529, el cardenal Merino, obispo de Jaén, obtuvo del papa Clemente VII el breve Salvatoris Domini, por el cual autorizaba el establecimiento de una Cofradía dedicada al Santo Rostro, formada por veinte mil hombres y veinte mil mujeres, que contribuirían con un real de plata cada ano para la construcción de la Catedral. 
EI propio Cervantes, cuyo paso por Jaén está testimoniado en los protocolos notariales conservados en este Archivo, presenta en Los trabajos de Persiles y Sigismunda, a una peregrina que tiene intención de visitar la "Santa Verónica de Jaén". 
La importancia del Santo Rostro es tal, que constituye el pilar fundamental para la construcción de la nueva Catedral que hoy contemplamos y que aspira a ser declarada Patrimonio de la Humanidad, pues se concibe como relicario de esta imagen. 
La permanencia del Santo Rostro en la historia del reino y luego provincia de Jaén ha sido constante de forma que han pasado a denominarse, por asirnilacion, el Santo Reino. 
Tradicionalmente, el Santo Rostro se expone a la veneracion de los fieles los viernes y en dos días muy especiales, el Viernes Santo y el día de la Asunción de la Virgen, se bendecian los campos con esta reliquia desde las cuatro fachadas de la Catedral. Ya en los siglos XIX y XX ha sido objeto de interes literario por escritores giennenses, cuyos poemas hemos visto publicados en revistas como Don Lope de Sosa, Paisaje, Advinge, etc. 
Este documento fue restaurado entre el año 2010 y 2011 por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, en su Taller de Patrimonio Documental y Bibliográfico, en Sevilla, dentro de un programa de colaboración con el Instituto Andaluz de las Artes y las Letras, auspiciado por la Conserjería de Cultura. Recientemente ha sido estudiado, transcrito y traducido por el profesor Juan Higueras Maldonado.

  

Precisamente el día siguiente de la presentación del documento a que se refiere este artículo, se produjo un emotivo encuentro, largamente esperado (casi dos años) entre uno de nuestros grandes amigos y colaboradores, Víctor Ezquerro y este que os lo cuenta, Modesto Martínez.
Víctor, con residencia en La Laguna, Tenerife, aprovechó los días de Semana Santa para visitar con su esposa Concha María Barrera, la ciudad de Jaén que tanto quiere, y de la que tan gratos recuerdos guarda, y fue pisar tierra jiennense y llamarme por teléfono para conocernos y fundirnos en un cordial abrazo, todo fue a una.
La amistad "informática" que mantuvimos durante dos años, se convirtió, desde ese momento en una realidad "tangible", que ambos esperamos se prolongue durante muchos años.
JAENDONDERESIDO quiere agradecer especialmente a Juan del Arco, Director del Archivo Histórico Provincial de Jaén, el detalle de recibirnos personalmente, atendernos con esa cordialidad que acostumbra y ofrecernos un buen rato de su valioso tiempo, para presentarnos en privado el documento expuesto.


Textos sobre la presentación: gentileza Archivo Histórico Provincial de Jaén.
Fotografías, vídeo y comentario final: Modesto Martínez Elías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario